AICA y el mercado de los cereales

AICA y el mercado de los cereales

La Ley de la Cadena Alimentaria se ha convertido en un icono para la actual Administración agraria y uno de los símbolos de las políticas en positivo llevadas a cabo en la anterior legislatura.

Dentro de las limitaciones de la misma y su incapacidad legal para actuar en todo lo que afecta a las políticas de márgenes comerciales o a la venta a pérdidas, ha sido un acicate para generalizar las firmas de contratos, así como para controlar los plazos de pago, aunque hay cuestiones como la capacidad negociadora de cada una de las partes donde la Ley no puede cubrir las carencias de fuerza o falta de organización mayoritariamente en la parte de la producción.

Desde la puesta en marcha de la Agencia para la Información y el Control de la Cadena Alimentaria (AICA), las prioridades de la misma a la hora de analizar el grado de cumplimiento de las políticas de contratos y de plazos de pago se han concretado escalonadamente en los sectores del aceite de oliva, la leche y las frutas y hortalizas. La campaña pasada, los trabajos oficio de la Agencia se centraron especialmente en la aplicación de la misma en el sector del vino desde la viña a las bodegas, donde la tradición de los contratos era inexistente y se tuvieron que clarificar cuestiones tan básicas desde la definición de la fecha de entrega de la uva, hasta la si la misma se debía considerar como un producto perecedero a efectos de pago o como producto de larga duración.

Hoy, a las puertas de la campaña cerealista, la Agencia, dentro de su objetivo en una próxima campaña de ninguna compraventa en el campo sin contrato, tiene su mirada puesta en el mercado de los cereales, donde la firma de un contrato entre los 400.000 productores y los diferentes operadores es la excepción.

Se trata de uno de los sectores importantes que hasta la fecha había quedado prácticamente al margen de las prioridades de seguimiento de la Agencia, a pesar de los cientos de miles de pequeños agricultores afectados con unos mercados plagado de operadores. Como en el caso del vino, frente a las exigencias de la normativa en vigor, dominan las operaciones sin contratos ni plazos de liquidación, donde prácticamente los operadores actúan a resultas fijando los precios en función de sus ventas. Todo ello supone que, con La ley de la Cadena en la mano, prácticamente se debe partir de cero en la aplicación de la misma. Desde la parte de los operadores, la política de contratos es una vía no utilizada o empleada bajo mínimos. Desde la perspectiva de los cerealistas, en la mayor parte de los casos de pequeños productores, los problemas a los que se enfrentan a la hora de hacer un contrato, además de su minifundismo, su dependencia de los operadores comarcales, es su falta de información sobre los mercados cuando acude a la venta de su cosecha preguntando a cómo está el precio.

Se trata de una carencia de información total a pie de campo que dominan los operadores y que no se proporciona en tiempo y forma por parte de las Administraciones como un servicio al sector. Las informaciones públicas que se ofrecen sobre precios y mercados son viejas y llegan además con retraso al campo.

La elaboración de un modelo de contrato básico que se acaba de acordar en el seno de la Interprofesional de Cereales Panificables y Derivados (INCERHPAN)para las operaciones de compraventa, puede ser una primera arma para introducir la práctica de los contratos en el sector. El operador debe cambiar su esquema de trabajo, pero el productor también debe asumir la necesidad de estar informado a través de sus organizaciones; a no perder en la venta de sus cosechas lo que ha ganado con las mejoras en el cultivo; a no poner sus rentas en manos de lo que decidan los intermediarios entregando sus cereales sin precio a operadores privados, no es el caso de las cooperativas, para liquidar a resultas. Y, al igual que sucediera hace un año con el vino, la campaña que se avecina debería ser un momento importante para dar un vuelco al sistema actual de comercialización de los cereales.

http://www.qcom.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=29737&te=&idage=&vap=0&codrel=203817&usm=$|$idusuencrip$|$

Esta entrada fue publicada en Agricultura, Herbaceos. Guarda el enlace permanente.